industria 4.0

La cuarta revolución industrial: Industria 4.0

Etiquetas: Fabricación

El pasado 14 de octubre se celebró el evento Basque Industry 4.0, un encuentro para promover la adaptación de las empresas industriales al escenario futuro del mercado. En el evento se dieron cita los principales actores de la industria vasca, así como startups y otras empresas dedicadas a crear la “fábrica inteligente”. Entre los contenidos de la jornada, además de un área expositiva, pudimos ver coloquios, talleres y conferencias sobre tendencias que abren un amplio abanico de oportunidades para las industrias productivas: la fabricación inteligente.

 

UN MERCADO CAMBIANTE

La industria tiene ante sí­ misma una puerta abierta de par en par a nuevas oportunidades; pero también múltiples riesgos, por lo que la mejora competitiva es vital. De ahí­ el impulso que se está intentando dar a la industria con nuevos métodos, nuevos procesos y nuevas herramientas.

La principal caracterí­stica del mundo que se está desarrollando es el cambio continuo. Lo que algunos llaman estado de “beta permanente“. La volatibilidad en los mercados, unos ciclos de vida de producto extremos, el rápido desarrollo tecnológico y la incorporación, tanto al trabajo como al consumo, de una generación radicalmente distinta a la anterior; obligan a las empresas a una toma de decisiones más rápida y a un mayor control interno.<

Otra de las características que definen la actual y futura forma de hacer negocios y producir, es la globalidad. El mercado es global, las cadenas de suministros son mundiales y los competidores surgen en cualquier parte. Las empresas necesitan producir más, a menor precio y con mayor calidad; conteniendo los costes, mejorando los procesos y empoderando a los trabajadores. Y es tan importante hacerlo como comunicarlo, por lo que las nuevas estrategias de marketing y la demanda de transparencia juegan un papel muy relevante.

A estas dos cuestiones se une el reto de la sostenibilidad, tanto económica como medioambiental. Por un lado, nos encontramos con la necesidad de crecer y crear valor para las empresas de forma sostenida, como mejor estrategia para el crecimiento económico y social, la reducción de la pobreza y el aumento de la calidad de vida de las personas. Por otro lado, padecemos un deterioro creciente del planeta, con las graves consecuencias que conlleva en términos de toda índole: biodiversidad, salud, polí­tica, economí­a, brecha social…

 

¿QUÉ ES LA INDUSTRIA 4.0?

El término, acuñado en la potencia industrial que es Alemania, sugiere un nuevo paso en el proceso de fabricación que se ha denominado como inteligente. Fundamentalmente consiste en la informatización de la empresa industrial, en cada uno de sus procesos, operaciones y trabajos para hacer frente a los retos anteriormente citados. La tecnología, por tanto, tiene un papel especialmente relevante, si bien ha de venir patrocinada desde el ámbito de la gestión.<

Las tendencias principales para una fabricación inteligente son las siguientes:

 

Fabricación aditiva

Los expertos coinciden en señalar que este método de producción ofrece numerosas ventajas frente a la fabricación tradicional. Este sistema consiste en la superposición sucesiva de capas de material en polvo hasta crear el objeto en cuestión, similar a la impresión 3D. Entre las posibilidades que ofrece destaca la de poder crear cualquier forma imaginable, la adaptación inmediata a cambios en las necesidades de los clientes, la personalización milimétrica de la producción en base a requerimientos de los consumidores o la de prescindir de ciertas herramientas para la fabricación.

 

Robótica colaborativa

Los robots, más o menos avanzados, forman parte de las principales fábricas desde hace tiempo. Pero el desarrollo de esta área se centra ahora en la colaboración; en la creación de cobots. La idea es que estas máquinas intercambien información entre ellas para actuar de forma conjunta para un mismo fin. La interacción entre robots facilita también la colaboración con los trabajadores, lo que permite una mayor eficiencia en el trabajo, un menor esfuerzo fí­sico, mayor rapidez y otros beneficios clave en el nuevo marco productivo.

 

Sistemas ciberfí­sicos

La integración de tecnologí­as de la información y la comunicación a todo tipo de dispositivos, pueden hacer que estos sean más eficientes. De hecho, es una de las patas fundamentales de este nuevo modelo industrial (aunque lo vemos aplicado en otras muchas cosas de nuestra vida diaria como el internet de las cosas). Desde aquí­ se apuntalan cuestiones capitales para la empresa como la ciberseguridad, la información en tiempo real, la comunicación bidireccional con el consumidor o el análisis de datos complejos; todos ellos fundamentales para la creación de nuevas oportunidades de negocio.

 

Realidad aumentada

La tecnología creada para combinar elementos virtuales en un entorno fí­sico real es de gran utilidad para mejorar la comprensión de los datos y la percepción de los objetos. Mediante los dispositivos y aplicaciones de AR, se combina la información virtual con la fí­sica, añadiendo un plus a la realidad. En la fabricación se emplea para crear maquetas enriquecidas, lo que permite el ahorro en la creación de prototipos reales y mejorar la calidad del producto.

 

Cloud computing

La computación en la nube ofrece servicios en cualquier momento y lugar gracias a internet. Su principal ventaja es el ahorro de costes, pero también ofrece mejoras en cuanto a seguridad y escalabilidad. Entre los usos más extendidos está el almacenamiento de datos, la colaboración entre compañeros, la administración de contenidos o la comunicación; suponiendo un gran avance para la movilidad laboral y la internacionalización.

 

Big data

El término hace referencia a la acumulación de grandes cantidades de datos para su posterior almacenamiento, agrupación, análisis y visualización. El big data permite recopilar información de múltiples fuentes (transacciones, redes sociales, comunicaciones, sensores de aparatos, etc.) que facilita la descripción de la realidad, la predicción de escenarios y la optimización de la toma de decisiones. En un mercado cambiante, tener información relevante es un factor determinante de éxito.

 

Realidad Virtual

La realidad virtual permite la reproducción informática de elementos con apariencia real, permitiendo sumergirnos en entornos virtuales. Se trata de una técnica que ha experimentado un gran desarrollo en los últimos años para ofrecer interesantes posibilidades en el ámbito de la formación, la planificación de escenarios, la creación de productos y, por qué no, la gamificación, que también tiene sus beneficios para la productividad y la motivación de los empleados.

 

Seguridad informática

Más que una tendencia, se trata de un elemento clave en entornos cada vez más ligados a la informática, la tecnologí­a y sobre todo, internet. La protección de información relevante, la prevención ante pérdida de datos y la defensa ante ciberataques cobra cada vez más relevancia. La piraterí­a o el espionaje industrial son amenazas reales, pero también se ha de tener en cuenta el derecho a la privacidad de los usuarios y el respeto a la legalidad. Un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

 

Business Intelligence

Si bien el software de gestión de recursos empresariales (ERP) está muy extendido y es de uso obligatorio para empresas con procesos de producción, en los últimos tiempos se ha visto complementado por el software de inteligencia de negocios, que permite obtener conocimiento a partir de los datos que genera la empresa. El BI permite ir un paso más allá de la simple información para tomar decisiones acertadas de forma ágil, mejorar procesos y operaciones, realizar una buena planificación estratégica, mejorar la eficiencia de los recursos, etc.

 

La cuarta revolución industrial ya está aquí­ y las empresas vascas ya se están sumando a ella. Fuera de productos artesanos con gran detalle o fabricación de artí­culos de lujo; quien no se adapte al nuevo escenario tendrá graves problemas de supervivencia.