malas decisiones

¿Por qué tomamos malas decisiones?

Etiquetas:
Notice: Undefined variable: html in /var/www/ignsl/wp-content/themes/flat-theme/post-templates/content.php on line 44
Competitividad

La publicación Business Insider ha realizado un estudio sobre las principales causas que nos llevan a tomar malas decisiones. Una buena excusa para reflexionar sobre cómo tomar las mejores decisiones en el día a día. Estas 20 razones pueden resultar de gran utilidad en todos los aspectos de nuestra vida diaria, pero son especialmente útiles en los negocios.

¿Queréis saber por qué tomáis malas decisiones? Seguro que es por alguno de los siguientes motivos…

 

Anclaje en el primer sesgo

Por defecto, solemos confiar en la primera información que recibimos. Esa información, generalmente se sitúa como la principal de forma involuntaria, lo que influye en las decisiones posteriores. En una negociación de salario, por ejemplo; la cantidad inicial que se pone encima de la mesa establece un rango de posibilidades para ambas partes sobre las que se basa la negociación.

 

Disponibilidad heurística

Las personas sobreestiman la importancia de la información de la que disponen, que puede no ser completa o puede no ser suficientemente buena. Una persona es capaz de rebatir que el tabaco sea malo para la salud por el simple hecho de conocer a un fumador que vivió 100 años.

 

Efecto carro

La posibilidad de que una persona crea algo es mayor cuanta más gente de su alrededor lo cree. Es una poderosa forma de pensamiento grupal, responsable de que muchas reuniones sean improductivas.

 

Ángulo muerto

No reconocer tu propia parcialidad cognitiva es una forma de parcialidad en sí misma. Las personas reconocemos más fácilmente la parcialidad en otros que en nosotros mismos.

 

Apoyo en la elección

Cuando se elige algo, lo normal es tener una predisposición positiva a ello; incluso si esa elección tiene defectos. Como ocurre con tu perro, que te parece el mejor aunque no para de morderte las zapatillas.

 

Agrupación ilusoria

Se trata de una tendencia a encontrar patrones en eventos aleatorios. Es una ilusión común en los juegos de azar y el motivo por el cual apostamos al rojo convencidos después de una racha de rojos.

 

Necesidad de confirmación

Estamos predispuestos a ser más abiertos a la información que confirma nuestras ideas preconcebidas. Por este motivo es tan difícil mantener una conversación inteligente sobre ideas políticas controvertidas o contrarias.

 

Predisposición a la conservación

Es cuando alguien da prioridad a una información previa cuando aparece un dato nuevo. La gente tardó en aceptar que la Tierra era redonda por el hecho tener interiorizado que era plana.

 

Sobreinformación

En ocasiones seguimos buscando y recopilando información incluso si es relativa a cosas que no afectan a la acción. Más información no siempre supone una mejoría. De hecho, con la información justa, solemos hacer unas mejores predicciones.

 

Efecto avestruz

Creemos estar protegidos si ignoramos información peligrosa o negativa, enterrando la cabeza en la arena como una avestruz. Diversos estudios indican que los inversores evalúan su cartera mucho menos durante las malas temporadas en los mercados.

 

Alta estima

Algunos de nosotros confiamos especialmente en nuestras habilidades, lo cual nos hace tomar riesgos innecesarios en nuestras vidas. Los expertos tienen mayor tendencia en caer en este sesgo que el resto de profesionales, ya que generalmente están convencidos de que tienen razón.

 

Efecto placebo

Cuando piensas que algo tendrá un efecto en determinado y el simple hecho de creerlo, propicia dicho efecto. En el área de la medicina, muchas personas a las que se les suministra medicamentos falsos, experimentan los mismos síntomas que aquellos que probaron los auténticos.

 

Tendencia a la innovación

Ante propuestas rompedoras solemos poner de relieve la utilidad, minimizando las limitaciones. Es algo muy habitual en entornos marcados fuertemente por la innovación.

 

Frescura

Es la tendencia a tener más en cuenta la última información recibida, desechando las anteriores. Muchas malas decisiones financieras de mañana se basan en cómo el mercado se ha comportado hoy.

 

Prominencia

Cuando nos fijamos más en las características más reconocibles de una persona, cosa, concepto o situación. Les pasa habitualmente a las personas con miedo a volar, que se centran en la posibilidad de accidente cuando es más factible que tengan un accidente en coche o tren.

 

Percepción selectiva

Permitir que nuestras expectativas influyan en nuestra percepción. Los forofos de uno y otro equipo de fútbol, generalmente ven más infracciones en el equipo contrario en un mismo partido.

 

Estereotipos

Aunque nos permite hacer una primera criba necesaria, solemos abusar de los estereotipos. Esperar que un grupo se comporte de una determinada forma sin tener información al respecto, generalmente induce a error.

 

Supervivencia

Un error frecuente en la toma de decisiones es centrarse en ejemplos de supervivencia, que provoca que juzguemos mal una situación. Les pasa a muchos emprendedores primerizos que no son conscientes de la dificultad de ser emprendedor porque no suelen escuchar las historias de quienes fallaron.

 

Cero riesgos

Los sociólogos saben que nos gusta la certidumbre, incluso si es contraproducente. Eliminar todo el riesgo supone que no haya posibilidad de sufrir algún daño, pero también de conseguir algo importante.

 

En definitiva, estamos predispuestos a tomar malas decisiones ya sea por uno o varios de los motivos mencionados. Pero podemos reducir esta posibilidad utilizando bien la información para extraer todo el conocimiento que tenemos a nuestra disposición.