Módulos de un ERP imprescindibles

Etiquetas:
Notice: Undefined variable: html in /var/www/ignsl/wp-content/themes/flat-theme/post-templates/content.php on line 44
ERP

En el proceso de análisis de soluciones de gestión empresarial a utilizar, podemos encontrarnos con múltiples posibilidades. Una vez detectada la necesidad de contar con un ERP; es común que el software a valorar sea modular, es decir, que disponga de diferentes módulos a implantar en función de las necesidades de la empresa; de modo que ésta no tenga que cargar con módulos de procesos que no va a emplear. Pero, ¿qué módulos de un ERP son estrictamente necesarios?

La respuesta es sencilla: todos aquellos que sean útiles para gestionar los procesos de la empresa. Es decir, depende de las necesidades ERP. La reflexión posterior puede complicarse, pero podemos identificar algunos ejemplos para reflexionar acerca de un módulo concreto:

  1. Se encuentran problemas o ineficencias en un proceso de la compañía.
  2. Un proceso concreto es especialmente relevante para el futuro o la competitividad de la empresa.
  3. Se percibe una cierta falta de control en uno o varios procesos, por ejemplo, el desconocimiento de datos de rendimiento.
  4. Ciertas tareas requieren el empleo de un tiempo que se considera excesivo, o podrían automatizarse.

 

Qué es un ERP modular

En el mercado existen soluciones a necesidades ERP de muy distinto tipo en relación a los módulos. Podemos encontrar desde los que tienen unos pocos hasta el software que integra más de 30. Y esto es así porque ciertas herramientas están enfocadas a industrias concretas con sus propios procesos, numerosos o no.

Uno de los principales valores de un ERP es que se trata de un programa que integra varias utilidades enfocadas a cada proceso de una compañía. Así, es posible utilizar los mismos datos y la misma herramienta a lo largo de toda la organización, gestionando todos los procesos desde el mismo sitio. Esta conexión global es de gran utilidad para que la totalidad de la compañía esté integrada y reme en la misma dirección.

Cada una de las herramientas que gestiona cada proceso es un módulo, con sus características específicas; y en función de la actividad de la empresa, se podrá integrar o no en la solución completa. En este sentido, un ERP con más módulos no es necesariamente mejor; se trata de integrar aquellos que realmente necesita la empresa.

Otro de los beneficios de contar con un ERP modular es la posibilidad de ir añadiendo utilidades. Si en el momento de implantar el sistema no se necesita utilizar un módulo concreto y posteriormente, por la evolución de la organización, se requiere; los ERP modulares pueden integrar nuevos módulos sin ningún problema. Las necesidades ERP pueden cambiar con el tiempo, por lo que se debe pensar en la implantación con amplitud de miras.

 

Módulos de un ERP a considerar

Depende de cada caso, pero existen ciertas similitudes entre los distintos ERP en relación a los módulos “imprescindibles”. Si la empresa se dedica a la fabricación, es altamente probable que vaya a necesitar un módulo de producción y puede que también de gestión de la cadena de suministro, almacén y/o logística.

 

Partiendo de la base de que se debe realizar un análisis de las necesidades a cubrir, podríamos establecer tres módulos que son prácticamente imprescindibles en cualquier empresa que utilice un ERP:

 

  • Contabilidad/Finanzas

Generalmente, el módulo sobre el que gira todo el ERP, ya que se ocupa de la actividad económica de la empresa. Se trata de una de las necesidades ERP más extendidas.

 

  • Compras

Cualquier empresa compra, pero se trata de un módulo especialmente relevante para actividades de fabricación y distribución.

 

  • Ventas

Puesto que toda empresa tiene como propósito la venta, integrar el proceso comercial en la gestión global mejora la actividad. Como la anterior, es otra de las necesidades ERP fundamentales para la mayoría de compañías.

 

Por otro lado, existen otros módulos que suelen ser más minoritarios, pero puesto que atienden a áreas muy importantes de cualquier empresa, siempre han de considerarse. Por ejemplo para recursos humanos (nóminas, personal, gastos…), marketing (campañas, comunicación, oportunidades…) y análisis de negocio (estrategia, analítica, información…). Localiza las necesidades ERP más acuciantes y resuélvelas con un sistema que te permita crecer de forma flexible.